Que hacer y que no al momento de abrir una tienda online

Si estás planeando en abrir una tienda online, debes tener en cuenta estos pasos antes de lanzarte a la aventura del ecommerce.

 

Cómo todos ya lo sabemos internet está cambiando nuestra forma de comprar. El acceso a toda la información ha sido una de las revoluciones digitales de los últimos años.

Gran cantidad de Startups se han lanzado a la aventura de crear su tienda online o lo están considerando. Veamos algunas cifras para entender la magnitud de este negocio por internet:

  • El comercio electrónico en Latinoamérica crece en promedio un 20% al año.
  • Brasil, México y Argentina son los países que mayores crecimientos han reflejado.
  • para 2019, el número de compradores digitales latinoamericanos llegará a los 151.1 millones.

Las cifras globales reflejan un crecimiento sólido y constante, sin embargo el éxito del ecommerce no está segurado 100% con el simple hecho de abrir una tienda online.

Si te estás contemplando abrir una tienda online, seguramente vendrás de uno de estos cuatro casos:

  1. Soy una marca consolidada que opera en retail y necesito expandir el negocio abriendo una tienda online.
  2. Tengo una empresa creada, con identidad de marca definida y voy a abrir una tienda online sobre los servicios que comercializo.
  3. Tengo una idea de negocio o de comercializar productos y quiero abrir una tienda online de cero.
  4. Tengo una tienda física, de alcance local, y quiero impulsar las ventas abriendo también una tienda online.

Abrir una tienda online es una inversión importante de tiempo y recursos. El diseño y desarrollo de la tienda online, gestionar el inventario y pedidos, la contratación con cualquier banco o plataforma de pagos virtual para preparar y ejecutar toda la gestión logística de envío y almacenamiento de los productos son solo algunos de los costos que se tendrán que asumir.

Esta parte a corto plazo será fácil de llevar debido a que sus procesos son operativos. Por tal motivo debemos tener claro una buena base de operaciones y más importante enfocarlo al público adecuado, de lo contrario todo ese esfuerzo se transformará en pérdidas y ausencia de ventas.

Por esto para cada uno de los casos tenemos recomendaciones basadas en el estado del negocio. Sabiendo que los casos pueden variar dependiendo del sector que sea (moda, turismo…), del tipo de productos que se venden y también del número de ventas, ¿qué se debe tener en cuenta en cada uno?

1. Soy una marca consolidada que opera en retail y necesito expandir el negocio abriendo una tienda online.

Estas empresas al ser consolidadas han ganado mayor terreno en aspectos digitales puesto que ya cuentan con una base de datos robusta procedente de un negocio afianzado en retail soportada en un sólido top of mind del consumidor lo cual ya genera confianza y respaldo al momento de la compra.

Estas empresas son las que controlan buena parte de la cuota de mercado y son las que hacen que haya muchísima competencia en el sector del ecommerce, dejando poco espacio para pymes y emprendedores en internet.

Los fundadores de Hawkers, por ejemplo, antes de crear esta exitosa marca, intentaron crear distintos proyectos de ecommerce que no consiguieron cumplir sus expectativas. La experiencia adquirida abriendo distintas tiendas online y creando distintas empresas, les proporcionaron diferentes ideas, pruebas de ensayo y error, que les permitieron convertirse después en un marca de éxito.

¿Qué hicieron bien desde Hawkers? Identificar el canal de internet exacto dónde estaba su público y dedicar todos sus esfuerzos y estrategia para llegar a ellos. Es por eso que insistimos en que estudies bien la viabilidad de tu proyecto antes de tomar la decisión de abrir una tienda online y lo construyas sobre una base y un modelo de negocio en base a datos, sólido, contrastado y completo.

2. Tengo una empresa creada, con identidad de marca definida, y voy a abrir una tienda online sobre los servicios que comercializo.


En este caso podemos enfocarnos con el mayor reto del canal ecommerce y que es común también a los otros tres casos: Generar el mayor tráfico posible a nuestra tienda online para conseguir vender los productos y así sobrevivir como empresa, crecer y obtener beneficios.

Aunque gran parte del del terreno ya esté abonado y el proyecto tenga una forma definida, la visibilidad que se tiene al principio es casi nula. Un buen ejemplo para ello es imaginarte que acabaras de abrir una tienda en la calle menos comercial de la ciudad.

El trabajo consiste en atraer al mayor número de visitas a nuestra web para aumentar la posibilidad de que alguna de esas visitas compre los productos. Es una tarea difícil, pero no imposible. Para conseguirlo puedes generar estrategias que atraerán público a tu sitio web así como trabajar el posicionamiento orgánico o aprovechar la publicidad en redes sociales y en Google Adwords o hacer campañas de email marketing.

Estas estrategias pueden ayudarte, pero también debes tener en cuenta tu tipo de producto y el público a cual te vas a dirigir: si es de nicho, quien es tu competencia o si la gente busca y demanda ese producto de manera directa. Y, sobre todo debe de haber una marca sólida para aportar confianza.

3. Tengo una tienda física y quiero expandir el negocio abriendo también una tienda online.

En este caso lo primero que debes asumir es que tener ventas o un éxito relativo en tienda física no garantiza tener ventas en un canal online.

Antes de dar el salto al mundo digital desde tu tienda física, puedes hacerte alguna de estas preguntas que plantean en la revista Entrepeneur:

  • ¿Tus clientes de tienda te han preguntado si tienes una tienda online para poder comprar tus productos a través de ella?
  • ¿Tu negocio está siendo perjudicado porque tiene competencia en internet?
  • ¿Tienes los recursos suficientes para la contratación de personas o servicios externos para montar la tienda online?
  • ¿Le vas a prestar la misma atención a tus consumidores online que a quienes te compran físicamente?
  • ¿Tus productos son idénticos a los que venderías en tu tienda online?

Contar con una tienda física sí ofrece una ventaja previa a crear una tienda online la cual es contar con el feedback directo de tus compradores usuales, ya que ellos ya son consumidores de tus productos y podrán compartir su experiencia frente a tus productos.

Obtener insights frente a tus productos y la experiencia de compra te brindará información interesante a la hora de valorar si podría ser viable para ti estar presente también en el canal del ecommerce y montar tu tienda online.

4. Tengo una idea de negocio y quiero abrir una tienda online de cero.

Empezar de cero en el sector del ecommerce es muy complicado debido a la alta competencia que existe desde el inicio. Sin embargo debes tener en cuenta los objetivos de tu negocio y medirlos de forma efectiva buscando así mantenerte dentro de los intereses de tu marca.

Debemos asumir que abrir una tienda online requiere de una gran inversión y no solo en crearla como tal, sino en la dificultad de conseguir atraer visitas posteriormente y que esas visitas culminen en una conversión en un entorno tan competido.

En este caso, lo primordial es construir un posicionamiento de marca y conocer muy bien a tu público objetivo. Esto te será de utilidad para ir a buscar a tus clientes al canal donde ellos estén y saber que tu marca tiene que estar presente en ese mismo canal.

¿Cómo averiguar y definir cuál es tu público? El concepto buyer persona puede ayudarte y además cuenta con herramientas para definirlo.

Otra pregunta que debes hacerte es qué es cuál es el diferencial de tu marca frente a la competencia:

  • Calidad
  • Precio competitivo
  • Experiencias
  • Exclusividad
  • Lujo
  • Servicio

Comparte este contenido con tus amigos

Deja tu opinión